Ganar masa muscular con una dieta saludable

Ganar masa muscular con una dieta saludable
Ganar masa muscular con una dieta saludable

Una dieta balanceada es la clave para ganar masa muscular de forma natural y en el menor tiempo, pues la buena alimentación es el complemento clave para una buena rutina de ejercicios y para el entrenamiento perfecto. Las dietas diseñadas para esta tarea deben ser altas en consumo de calorías y bajas en grasas, aunque las grasas saludables como las del pescado y los frutos secos no deben restringirse.

La mayoría de atletas tienen problemas cuando intentan ganar peso para aumentar el tejido de los músculos, pues si no se diseña un régimen de alimentación completamente equilibrado; se puede comenzar a acumular grasa y esto no es beneficioso. La cantidad de comidas al día y el tiempo que se guarde entre cada una es de vital importancia para no exceder la cantidad de calorías y para comenzar a ganar masa muscular.

Plan de alimentación para ganar masa muscular

Una dieta que busca aumentar la masa muscular debe estar constituida por seis comidas al día, que se deben consumir entre intervalos determinador de tiempo. A parte del desayuno, el almuerzo y la cena; esta dieta estará complementada por dos meriendas y una comida snack antes de ir a la cama.

Plan de alimentación para ganar masa muscular
Plan de alimentación para ganar masa muscular

La primera comida del día debe estar conformada por proteínas, grasas saludables y carbohidratos; un desayuno a base de leche, huevos, banana, cereal sin azúcar y aceite de pescado, es la mejor forma de empezar el día cargados de energía. Luego hay que prepararse para la primera merienda, que debe hacerse entre tres a cuatro horas luego del desayuno; y debe estar constituida por avena en hojuelas, leche descremada, proteína y un poco más de aceite de pescado.

El almuerzo debe ser sustancioso y balanceado y se debe tomar por lo menos dos horas después de haber merendado; debe estar compuesto por carne de res preferiblemente, queso cottage, lechuga, yuca o pan, arroz blanco, uvas o cerezas y para completar treinta almendras. La segunda merienda se hace luego del entrenamiento, y es vital para garantizar la recuperación luego de la rutina de ejercicios; proteína en polvo y juego de frutas son los componentes de esta cuarta comida.

La cena debe estar compuesta por nutrientes y antioxidantes, tal como arroz, champiñones, pechuga de pollo, aceite de oliva y un poco de fruta (preferiblemente mora). Y para terminar, un snack antes de dormir es muy importante, ya que ayudara a mantener la energía durante el largo ayuno de la noche, esta última merienda debe tener avena en hojuelas, queso y yogurt descremado.

Algunas recomendaciones

El cumplimiento del tiempo entre las comidas es muy importante para controlar la ingesta de calorías y evitar el acumulamiento de grasa. Las dos comidas más sustanciosas deben ser el desayuno y la merienda luego de entrenar, ya que son los momentos en que los músculos demandan mayor cantidad de energía por el cansancio del ayuno y del entrenamiento.

La dieta debe cambiar ligeramente en los días que no se entrene, pues lo más conveniente es que en estos días de descanso el consumo de carbohidratos se reduzca, ya que no se hará ejercicio para quemarlos todos y se corre el riesgo de acumulación de grasa.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *